¿Qué hay en un vaso de leche de vaca?

Alimentación y salud

Artículo
Bondades de la A a la Z

¡Descubre lo bueno de la leche de vaca! Tener una alimentación equilibrada en la que se incluya un vaso de leche diariamente, es una opción adecuada para ti y para tu familia ya que aporta gran variedad de nutrimentos que contribuyen a mantener tu salud; conócelos.

Proteínas:

Las proteínas de la leche de vaca son de alto valor biológico ya que contienen todos los aminoácidos indispensables y además son de alta biodisponibilidad, lo que significa que el cuerpo los aprovecha de manera más eficiente.

Vitamina A:

Es una vitamina liposoluble que se adiciona a todas las leches; una de sus funciones más importantes es que contribuye a conservar una visión sana y que te ayuda a mantener tus defensas al 100%.

Vitamina B2:

También llamada riboflavina, la cual contribuye al adecuado crecimiento y desarrollo de las células de nuestro cuerpo. Asimismo, nos ayuda a convertir los alimentos en energía para realizar todas las actividades diarias.

Calcio:

Mineral que además de ser un componente importante de los huesos y los dientes, interviene en diversas funciones del organismo, tales como contribuir a que nuestros músculos se contraigan, de ahí que ciertos órganos como el corazón y los pulmones que trabajan constantemente necesitan de este gran aliado. Además, el calcio participa en la transmisión de mensajes nerviosos en el cuerpo y en la coagulación sanguínea.

Vitamina D:

Gracias a la vitamina D, el calcio se puede fijar en nuestros huesos, contribuyendo así al mantenimiento de una masa ósea fuerte y, en un futuro, a la prevención de la osteoporosis. Cuando nos exponemos directamente a la luz solar, también obtenemos esta vitamina.

Fósforo:

Un vaso de leche contiene una relación equilibrada entre el calcio y el fósforo, lo que propicia que el calcio sea de alta biodisponibilidad, es decir que el cuerpo lo aprovecha mejor.

Lípidos:

Los lípidos que se encuentran en la leche son una buena fuente de energía y además ayudan al transporte de las vitaminas como la A, D, y E; todas ellas importantes para el cuerpo humano. La cantidad de lípidos en la leche varía dependiendo de su tipo, es decir, si es entera, semidescremada o descremada; la recomendación es elegir la que responda mejor a tus necesidades.

Lactosa:

Azúcar natural de la leche formada por glucosa y galactosa. La lactosa puede ayudar a que el calcio de la leche se aproveche mejor. Además, es un nutrimento importante para la microbiota intestinal, es decir, las bacterias benéficas que tenemos en el intestino. La intolerancia a la lactosa puede ser una razón por la cual el consumo de lácteos se llega a limitar. Sin embargo, afortunadamente existen en el mercado productos deslactosados o sin lactosa, que permiten que las personas sigan disfrutando de la leche y sus beneficios sin presentar los síntomas característicos de la intolerancia a la lactosa.

Magnesio:

El magnesio es necesario para más de 300 reacciones bioquímicas en el cuerpo. Ayuda a mantener el funcionamiento normal de los músculos y los nervios, brinda soporte a nuestro sistema inmunitario, mantiene constantes los latidos del corazón y ayuda a que los huesos se mantengan fuertes. También ayuda a modular los niveles de glucosa en la sangre. Y participa en la producción de energía y formación de proteínas.

Potasio:

Nutrimento inorgánico considerado como electrolito que puede ayudar a mantener un balance de agua adecuado. Por otro lado, ayuda a que los músculos trabajen correctamente y contribuye a reducir la presión arterial y, con ello, el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Zinc:

Mineral cuya función principal es mantener nuestro sistema de defensa funcionando adecuadamente, lo que permite combatir virus y bacterias causantes de enfermedades. Además de su delicioso sabor ¿conocías todo lo que hay en un vaso de leche?


Fuentes:

El Libro Blanco de la Leche y los Productos Lácteos. Primera edición. Mexico. Cámara Nacional de Industriales de la Leche CANILEC, 2011. National Institute of Health. Disponible en: https://nccih.nih.gov/health/vitamins

Aumentar la ingesta de potasio para reducir la tensión arterial y el riesgo de enfermedades cardiovasculares en adultos. Disponible en: http://www.who.int/elena/titles/potassium_cvd_adults/es/

Compartir:Imagen de icono de FacebookImagen de icono de TwitterIcono de Correo

Contenidos relacionados

MicrobiotaOnda

Microbiota

Artículo

La microbiota es un término con el que probablemente estas poco familiarizado, sin embargo, simplemente se refiere al conjunto de bacterias que colonizan la piel, el aparato digestivo- incluyendo la boca-, y el aparato genital.

Más nutrición en cada bocadoOnda

Más nutrición en cada bocado

Artículo

La energía que consumimos se mide en kilocalorías (kcal), aunque por lo general nos referimos a ellas simplemente como calorías. Pero ¿sabes que no todas las kcal nos nutren igual? Al escoger nuestros alimentos es importante considerar su densidad nutrimental, es decir, cuántos nutrimentos nos brindan por cada kcal o gramo.

Lo último que sabemos sobre la vitamina DOnda

Lo último que sabemos sobre la vitamina D

Artículo

El papel de la vitamina D en el sistema inmunitario ha despertado nuevo interés por sus posibles efectos de prevención o tratamiento de la Covid-19. Lee aquí lo que los expertos recomiendan.

Envejecimiento saludableOnda

Envejecimiento saludable

Artículo

Un proceso natural de la especie humana es el envejecimiento, el cual puede ser tan negativo o positivo como nuestras acciones lo sean. Está en nuestras manos alcanzar un envejecimiento saludable.