Botero: El arte de comunicar

Nutriología desde el arte

PDF

Fernando Botero Angulo: El arte de comunicar

Jeanette Pardío López

Publicado en: CUADERNOS DE NUTRICIÓN• VOL. 42 NÚMERO 6• NOVIEMBRE/DICIEMBRE 2019

En el terreno de lo coloquial, a Botero se le ubica como aquél que pinta a personas con sobrepeso y obesidad; visión que, sin lugar a dudas, conlleva al reduccionismo de todo el constructo que hay detrás de su arte. Las obras de Botero comunican el contexto social, político y económico por el que ha transitado Colombia, por mencionar solo una de sus tantas aristas. En una analogía con el arte de comunicar, en este artículo se señala la importancia de detenerse a comprender lo que intenta comunicar el complejo problema de la obesidad, proponiendo así la intervención de este fenómeno desde el contexto de tipologías de obesidad.

DESCARGAR
Compartir:Imagen de icono de FacebookImagen de icono de TwitterIcono de Correo

Contenidos relacionados

Para la Cena del DomingoOnda

Para la Cena del Domingo

Artículo

A finales del siglo XIX Harnett era considerado el mejor pintor de naturalezas muertas en Norte América. Su fama radicaba en su enorme destreza para pintar de manera súper realista. Su técnica es mejor conocida como trampantojo, o trampa al ojo.

La cena de Acción de GraciasOnda

La cena de Acción de Gracias

Artículo

Esta imagen representa la cena de Acción de Gracias dibujada por Winslow Homer y publicada por Harper and Brothers Publishers el 27 de noviembre de 1858. En ella se ve a la familia entera sentada a la mesa disfrutando de los tradicionales platillos. El patriarca corta el pavo mientras que una mujer joven sale triunfante de la cocina con un platillo humeante. Los niños están sentados en una mesa a parte en la parte inferior derecha del grabado.

Naturaleza muerta con vaso y ostrasOnda

Naturaleza muerta con vaso y ostras

Artículo

Esta pequeña pintura debe haber sido colgada en el gabinete de un coleccionista para su disfrute privado. Aunque diminuta, atrajo la mirada de un curador de arte, quien la describió como una pintura que despierta los sentidos. El olfato, el gusto y la vista. El aroma del limón recién exprimido en la copa, el sabor del ostión y de las uvas y la maestría con la que el pintor logró darle frescura y realismo a este conjunto de alimentos.